sábado, 16 de marzo de 2013

La primavera, que la sangre altera (o eso dice mi madre, y...bueno, lo dicen todas las mujeres)

Mis muy queridos locos. Sabéis que siempre estáis en mi corazón, ¿verdad?

Pues...digamos que mi cerebro le ha dicho a mi corazón: "vamos a ver, músculo amorfo cuya representación gráfica es demasiado optimista: tenemos festival de danza en breve, la fiesta del colegio días después, y encima la MalditaSemanaDeEvaluacion que no le gusta a nadie. Así que deja de latir tan intensamente cuando te acuerdas del blog"

Y mi pobre bomba de sangre se entristece, pero sigue las ordenes de mi materia gris, porque es lo que toca.

En fin, que me enrollo mas que las persianas. Lo que quería decir en esa parrafada es que no he tenido tiempo para escribir una entrada.

Me siento culpable.

Vale, ya se me pasó la culpabilidad
.
Y es que, es pensar en que ya estamos a marzo, y que mis planes veraniegos pasen por mi mente como una película.

¡Qué ya no queda nada!
Ya me estoy imaginando el futuro:

Abril: (que buen mes) Semana Santa. ¡Aleluya! ¡Vacaciones! ¡Que alegría!

Mayo: a quien se le ocurrió no poner un triste puente? Pero me da igual, porque es en este mes cuando me marcho de viaje. Llevo mis locuras por toda la geografía española.

Junio: ¡el veranito! Como me gusta hacer el vago. Ya lo veo...el sofá, el helado almendrado y yo. Triángulo amoroso mejor que el de crepúsculo, ¿a que si?

Aunque la entrada no acompañe al titulo, mi idea era hablar de la primavera.
Pero ¿qué voy a contar que no sepáis?
¿Qué es la época de l´amour...?
¿Qué te pasas toda la estación con un pañuelo en la mano, estornudando cono si te fuera la vida en ello?
¿Qué salen los bichos, pequeños enviados de satanás que te despiertan por las noches?
¿Qué vuelven los anuncios de "ya es primavera en el ..."

Pues eso, que no os voy a contar mas, que tengo hambre y el bizcocho me llama.
Loca.
Twitter: @maquipehp